Ir al contenido principal

MUSEOS EN LA RED


Cristóbal Macías
   visiv_es.gif (37962 bytes)La revolución que llamamos Internet también ha llegado a los museos. Cómodamente, desde nuestra casa y a golpe de ratón, ya podemos conocer los horarios de apertura y cierre de estos centros en cualquier parte del mundo, o recorrer en una visita guiada virtual lo mejor de sus fondos y colecciones e incluso adquirir en sus tiendas on-line el inevitable recuerdo que dé fe ante amigos y familiares de nuestro paso por sus salas. ¿Quién podría haberse imaginado hace tan sólo unos años algo parecido? El artículo analiza algunas de las consecuencias que para este tipo de instituciones ha supuesto la nueva era tecnológica.
    Ya resulta un tópico decir que las Nuevas Tecnologías, y en particular Internet, están revolucionando completamente el mundo tal y como lo conocíamos. Se mire por donde se mire, la Red está abriendo una serie de posibilidades y generando una serie de transformaciones hasta ahora insospechadas. Aquí queremos analizar algunos de los cambios que la nueva era ha traído a una institución que hasta ahora se caracterizaba, precisamente, por su conservadurismo: los museos. Estos cambios son de tres tipos fundamentales: la aparición de un nuevo tipo de museo, la posibilidad de prestar nuevos servicios y la finalidad última de este tipo de instituciones.
   El museo virtual
    Donde más se nota sin duda el influjo de Internet y las Nuevas Tecnologías es en el surgimiento de un nuevo concepto de museo, el Museo Virtual o Museo on-line, cuya filosofía es muy simple: se trata de poner a disposición del público, sin limitaciones de horario ni geográficas, unos determinados contenidos, constituidos por imágenes digitalizadas de una cierta calidad y explicaciones teóricas referidas a las mismas, en un entorno gráfico atractivo y que permita una navegación fácil y amena a través de los oportunos hipervínculos. Otro de sus rasgos fundamentales es que debe tener asegurada su permanencia en el tiempo y la renovación periódica de su diseño y contenidos, pues de lo contrario no dejaría de ser una simple «Muestra Virtual» más o menos lograda.
    Las ventajas de este nuevo tipo de plataforma son muchas, pero la principal de todas es que ya no son necesarias las inversiones multimillonarias en infraestructuras, personal especializado y adquisición (y conservación) de fondos que se requieren para montar un museo real, del tipo tradicional. Basta con disponer de espacio en un servidor web, un pequeño equipo informático que se ocupe del diseño y mantenimiento del site, otro de personas encargadas de los contenidos y, si es posible, el apoyo de alguna institución que respalde económicamente y dé prestigio al proyecto. El principal escollo, sin embargo, lo constituye la adquisición de las imágenes que se vayan a incluir en la página. En este caso, o han sido obtenidas por los promotores de la página después de un laborioso proceso de elaboración (por ejemplo, como resultado de un trabajo de investigación), o son cedidas a su vez por alguna institución (por ejemplo, un museo real o una universidad), o, lo que por desgracia es muy frecuente, son obtenidas de manera poco lícita, sin respetar los legítimos derechos de sus propietarios legales. Que lo de obtener lícitamente las imágenes no es cuestión baladí lo demuestra el caso de la página denominada Museo Virtual San Antonio, que pretendía reunir una muestra del mejor arte presente en los museos de todo el mundo, y que se ha visto obligada a quitarlas del site, después de expresar sus correspondientes protestas, por no disponer de los oportunos permisos para reproducirlas.
    La facilidad para llevar a buen puerto un proyecto de este tipo explica la proliferación en el ciberespacio de páginas con toda clase de contenidos y que se autodenominan «museos virtuales». Además de las habituales iniciativas de voluntariosos particulares, muchas de ellas corresponden a instituciones públicas y privadas que no disponen de un «museo real» y que han encontrado en esta vía el mejor modo de llegar a un amplio sector de público sin comprometer en ello un presupuesto del que no disponen; por último, abundan también las que dependen de museos reales que ponen on-line lo más representativo de sus fondos como una manera de promocionarse y atraer a nuevos visitantes. Veamos algunos ejemplos de todas estas modalidades.miro2.jpg (30797 bytes)
    A iniciativa personal debemos la página denominada el Museo Virtual Surrealista, que pretende ser uno de los mejores sites dedicados a este movimiento de vanguardia. De momento incluye 91 reproducciones de pinturas y esculturas de los mejores autores del Surrealismo. A autores y obras se accede desde un  mapa, a partir del cual podemos conocer datos de la biografía del autor y visualizar algunas de sus obras más importantes. La calidad de las imágenes incluidas es muy notable, aunque se echa en falta información concreta sobre las obras recogidas. Recomendables son también las secciones de Influencias, donde se ofrecen algunas de las obras más representativas de los pintores que sirvieron de modelos a los surrealistas, y Links, con enlaces a las mejores páginas sobre arte en general y Surrealismo en particular.
     Por iniciativa del  Darmouth College tenemos la página denominada The Ancient Olympic Games Virtual Museum, auténtico museo virtual dedicado a los antiguos Juegos Olímpicos griegos. Se trata de un proyecto dirigido por Fillia Makedon y en el que participan alumnos y profesores del mencionado centro. Los promotores del website no se han limitado a reunir imágenes más o menos espectaculares de las antiguas representaciones de los atletas helénicos, sino que pretenden dar una visión general y bastante completa de la práctica deportiva en la Antigüedad, sin olvidar su relación con el mundo actual. Entre las secciones que incluye destacamos Slide Show, donde a modo de introducción se ofrece al visitante una breve panorámica de la Grecia actual; en The Site nos enseñan cómo era el escenario de los juegos a través de magníficas imágenes de las ruinas de Olimpia; en Definitions se incluye un glosario con términos de uso habitual al hablar de los juegos; y, lo más espectacular, en The Victors se ofrece un Clickable Timeline Map, donde al pulsar en un determinado año obtendremos la relación de todos los ganadores de los juegos en ese fecha, aunque también cabe la posibilidad de seleccionar un deporte y ver los ganadores de ese deporte a lo largo de toda la Antigüedad.
    Al tema, apasionante, de la arqueología submarina está dedicada la página denominada Virtual Museum of Nautical Archaeology, realizada por el Institute of Nautical Archaeology, que ofrece amplia y detallada información sobre excavaciones de arqueología submarina en curso en distintos lugares del mundo (con fotografías y bibliografía) y proyectos de facade.jpg (8616 bytes)futuras excavaciones.    
    Por último, delegaciones en la Red tienen la mayoría de los más prestigiosos museos del mundo, entre ellos:  el Museo del Prado, en España, el Louvre en Francia, la National Gallery y el British Museum en Inglaterra, los Museos Vaticanos en Italia y el Guggenheim Museum, con delegaciones en varios países (entre ellos el famoso Guggenheim de Bilbao), por citar sólo algunos.
    Como se ve, la oferta es amplia y hay donde elegir.
Nueva oferta de servicios
    Centrémonos ahora en la última modalidad de museo virtual vista anteriormente, los que son simples delegaciones electrónicas de los grandes museos convencionales. ¿Qué nos ofrece un museo de estas características? Por lo pronto, ya hemos dicho que se suelen concebir como una especie de reclamo publicitario para atraer al museo real a cualquier visitante potencial que ha tenido su primer contacto con sus fondos y colecciones a través de la pantalla de su ordenador.
    Esta finalidad, lógica por otro lado (pues hay que intentar rentabilizar las cuantiosas inversiones que tales pinacotecas exigen), les lleva a incluir una serie de servicios más o menos comúnes. Por lo pronto, todos ellos suelen ofrecer la posibilidad de que el internauta reciba la información en varios idiomas (entre ellos, por supuesto, el inglés). También es corriente que incluyan información sobre sus horarios de apertura y cierre, el precio de la entrada e indicaciones de cómo llegar al museo. También es habitual informar sobre aspectos de la historia de la institución, sobre sus colecciones o sobre la estructura del edificio mismo. En los más importantes hay también tiendas virtuales donde, previo pago con tarjeta de crédito, podremos adquirir cualquir clase de «souvenir» que dé fe de nuestro paso, virtual, por sus salas.
    Pero lo más interesante, y que todo buen museo virtual que se precie debe tener, es la posibilidad que se da al internauta de realizar una visita guiada por lo mejor de sus salas y colecciones, donde podremos encontrar reproducciones de gran calidad de las obras expuestas e información, más o menos amplia, sobre las mismas (autor, temática, estilo, época, etc.). Así, en nuestra pinacoteca más famosa, el Prado, en la sección Lo que hay que ver, podemos hacer un recorrido por las 50 obras más importantes que acoge.
    A veces, también se incluye un pequeño Motor de Búsqueda que nos permite localizar aquel cuadro o autor que más nos interese. En el Prado, corresponde a este servicio la sección Colecciones, donde podemos realizar cualquier consulta seleccionando entre diversas opciones: Escuelas Pictóricas, Temas, Estilos, Nombre del autor y Siglos. Si no seleccionáramos ninguna de estas opciones, nos saldrían unas 300 referencias.
    En esta misma línea se inscribe el acceso, libre, a auténticas bases de datos que incluyen información sobre miles de obras y autores, y que son una herramienta de valor inapreciable sobre todo para el investigador. El mejor ejemplo de este servicio lo ofrece la base de datos Joconde del museo del Louvre, a partir de la cual podemos encontrar información sobre más de 120.000 obras de arte del s. VII hasta nuestros días. Esto es un servicio de valor añadido para el museo que todas las grandes galerías deberían ir incorporando en sus emplazamientos web.
    El futuro de este tipo de plataformas
    Es evidente que si el museo virtual se quedara en un simple escaparate para atraer clientes a sus instalaciones físicas o para realizar ventas on-line de «souvenirs» con que jactarnos de una visita que no hemos realizado, estaríamos desaprovechando una de sus principales potencialidades: dar a conocer las grandes obras del genio humano a una cantidad potencial de personas como nunca se pudo imaginar.
    Piénsese simplemente en el aprovechamiento didáctico que de una visita virtual se puede sacar. Ya no es preciso programar visitas físicas al museo con nuestros alumnos (de cualquier nivel de enseñanza), con los problemas de todo tipo que ello conlleva. Tranquilamente, dentro del horario lectivo, desde los ordenadores del aula de informática de nuestro centro podremos llevarlos a través de las principales realizaciones de una escuela, época, estilo o autor determinado. Podremos darles a conocer, a pesar de la distancia, los fondos de los mejores museos del mundo y tendremos siempre a nuestra disposición, para su trabajo en clase, las mejores obras maestras del arte universal, que podremos bajarnos de la Red y trabajar con ellas en clase, sin tener que invertir en costosísimas colecciones de diapositivas o las recurrentes fotocopias.
     En esta línea de hacer del museo un centro de conocimiento y no un simple almacén de obras de arte, dispuestas para la contemplación, se inscriben dos iniciativas que reseñamos aquí. En el Museo del Prado llevan ya tiempo con la sección que denominan Mirar un cuadro, donde cada mes eligen una obra (normalmente una pintura) que comentan con todo detalle, para que el interesado pueda aprender precisamente a eso, a «mirar un cuadro». En este mes de marzo es el turno del cuadro Grupo de San Ildefonso, magnífica muestra del eclecticismo que se dio en el arte romano de los últimos años de la República y principios del Imperio. En la misma sección están disponibles los comentarios de otras treinta obras de arte aproximadamente. Piénsese en el partido que a esta clase de actividades se le puede sacar (y ya no me refiero sólo a aplicaciones didácticas).
    homepg.jpg (101145 bytes)Otra iniciativa en la línea de aprovechar los fondos de los museos para algo más que el disfrute estético, la tenemos en la página de Perseus Project, donde ponen a disposición del internauta una gran cantidad de imágenes del arte clásico grecorromano, hasta 33.000 aproximadamente, correspondientes a muestras de la cerámica, la escultura, la pintura, la arquitectura e incluso la numismática clásica, creando así una auténtica enciclopedia on-line. Lo más interesante de este proyecto es que ha sido posible gracias a la colaboración de museos de la categoría del de Berlín, el Museo del Louvre de París, el Museo de Bellas Artes de Boston o el Museo Martin von Wagner de Würzburg. A esto se llama sacar el arte de los museos.
        En fin, aquí dejamos esbozadas algunas reflexiones sobre lo que las nuevas aplicaciones tecnológicas han hecho, y pueden hacer por los museos. Desde nuestro punto de vista, el museo real y físico, tal como lo conocemos, no corre peligro, de momento (¿de dónde si no se sacarán las imágenes que exhibirán los museos virtuales?). Además, por muchos progresos que la tecnología nos depare, nada puede sustituir el contacto, la contemplación directa de la obra de arte in situ, con el ambiente que crean el entorno, el juego de luces y por qué no, el simple deambular de la gente. Lo que sí afirmamos es que el papel del museo como simple almacén de obras de arte dispuestas a la contemplación de unos pocos, está llamado a desaparecer. En el imparable proceso de la «democratización» del saber, propio de nuestra época, su función será otra: la de ayudar a conocer un patrimonio que por derecho a todos nos pertenece.
     WEBS RELACIONADOS
Magnífica página, patrocinada por el gobierno aragonés, de enlaces a museos reales y virtuales de todo el mundo.
Amplia información, en francés, sobre museos de todo el mundo y recursos relacionados con la museología.
Guía de museos reales y virtuales españoles


             http://www.anmal.uma.es/anmal/museosenlared.htm

Entradas populares de este blog

CUERPO NACIONAL DE POLICIA

http://www.policia.es/




http://www.policia.es/terroristas/terroristas1_sp.html

                           Lucha Antiterrorista
Teléfonos de Contacto La Comisaría General de Información agradece nos facilite cualquier información relacionada con la Lucha Antiterrorista, para lo que pueden contactar en los teléfonos que se facilitan a continuación. Si prefiere mediante correo electrónico puede hacerlo desde nuestra página Colaboración Ciudadana. Toda la información que Vd. nos facilite a través de cualquier medio será tratada de formaCONFIDENCIAL Y ANÓNIMA, no siendo necesario que nos facilite sus datos personales. En caso de urgencia avise a la Comisaría de Policía o Cuartel de la Guardia Civil más próximo. 091
900.100.091
00 34 915822160